Documentalias

Revista Digital- Nº 30 – Jueves 30 de Agosto de 2012, Culiacán, Sinaloa, México

Estandarte de la Virgen de Guadalupe

Enarbolado por José María González de Hermosillo, en Sinaloa

 

Gilberto J. López Alanís

 

  El pueblo de La Labor del municipio de San Ignacio del Estado de Sinaloa, ha rescatado el estandarte de la Virgen de Guadalupe que enarboló el coronel jalisciense José María González de Hermosillo, en las batallas del Real de Minas de El Rosario y en la villa de San Ignacio de  Loyola en la Provincia de Sinaloa, a finales de 1810 y principios de 1811.

  

 Este rescate dio origen alMuseo Popular de La Labor, y es su pieza central. Este estandarte sirvió como símbolo de unión en la lucha por la Independencia; la imagen es fiel testigo de las instrucciones del padre Miguel Hidalgo y Costilla, a las tropas que combatieron en las batallas antes mencionadas. Se incorporó a la oficialidad en la ciudad de Guadalajara por González de Hermosillo, al recibir la comisión de insurreccionar las Provincias de Sonora y Sinaloa.

 

 

En El Rosario después de la victoria, sobre los realistas, donde participó Pablo de Villavicencio “El Payo”, los insurgentes se acantonaron en Concordia por 45 días y de ahí pasaron a San Ignacio rumbo al Real de las Once Mil Vírgenes de Cosalá, donde rescatarían una gran cantidad de plata en apoyo a la lucha por la Independencia y que habían conseguido unos primos del padre Hidalgo, que habitaban en la región.

 

 En San Ignacio los independentistas sufrieron una derrota definitiva a manos del Capitán General e Intendente de las Provincias de Sonora y Sinaloa, Alejo García Conde.

 

 En su desordenada huida ante las tropas realistas, el estandarte de los independientes quedó oculto entre unos magueyes de un monte cercano a la hacienda de San Francisco de Borja de La Labor, propiedad del sacerdote Don Manuel De la Riva y Rada, hasta que un labrador de la hacienda lo encontró y lo depositó en un lugar seguro, sin salir del pueblo.

 

 De la Riva y Rada, contando con el acuerdo del obispo Fray Francisco Rousset de Jesús y Rosa, protegió a González de Hermosillo hasta que éste logró reincorporarse al frente armado de los independentistas en Guadalajara.

 

 Con esto, queda demostrado que los sinaloenses participaron activa y patrióticamente en la lucha por la independencia, para así conformar nuestra República Mexicana y el Estado Libre y Soberano de Sinaloa.

 

 Al paso de los años el estandarte ocupó el sitial principal en el altar de la capilla de la hacienda de La Labor, donde recibió el culto público durante muchos años.

  

 

Tiempo después, cuando la hacienda pasó a propiedad de la familia de origen jalisciense Laveaga Olano, la imagen siguió en la capilla, y cuando Nicolás T. Bernal Manjarrez tomó clases de instrucción secundaria en dicha hacienda, admiró el estandarte antes de incursionar en la Revolución Mexicana bajo las órdenes de los Hermanos Flores Magón, distribuyendo el periódico Regeneración entre la clase obrera de San Francisco California en los Estados Unidos de Norteamérica.

  

 

 Ya más reciente, cuando se construyó una moderna capilla a un lado de la antigua, el estandarte ocupó su lugar principal y ante su imagen se celebraron matrimonios y bautismos, y demás actos propios de la liturgia católica. Posteriormente la imagen pasó a ocupar un lugar en el casco de la hacienda.

 

 Este estandarte de la lucha por la Independencia de México, que se enarboló en tierras sinaloenses entre 1810 y 1811, es un patrimonio histórico del pueblo que merece preservarse y conocerse.

 

 El estandarte fue exhibido en el Museo de Arte de Sinaloa (MASIN) y en el Archivo Histórico General del Estado de Sinaloa en el año de 2001, del cual partió para hacer un recorrido cívico, visitando museos, escuelas y centros culturales de Sinaloa. En el año 2010, esta imagen fue exhibida en el Palacio Municipal de Mazatlán como parte de las conmemoraciones del Bicentenario de la Independencia Nacional.

 

 Para los festejos de la Independencia, en  Septiembre de 2011 y por acuerdo del C. Gobernador Mario López Valdez, se exhibió en las instalaciones del Palacio de Gobierno, como una muestra de educación cívica y fervor patrio.

style=”text-align: justify;”> 

 

Anuncios