Documentalias

Revista Digital- Nº 35 – Jueves 31 de Octubre de 2012, Culiacán, Sinaloa, México

Día de Muertos en el Archivo Histórico

Gilberto J. López Alanís

 Como cada año el Archivo Histórico General del Estado de Sinaloa, a propuesta del Instituto Sinaloense de Cultura,  participa en el Corredor Cultural Rosales de la ciudad de Culiacán, con algo más que un altar. Las figuras revolucionarias del Gral. Miguel Armienta López y  la Coronela Clarita de la Rocha, notables partícipes de la Revolución Mexicana en Sinaloa, se vieron representadas centralmente.

La novedad de la celebración consiste en que para esta muestra, se contó con la participación de los alumnos y maestros del Taller de Arte  “Gioconda”, que abordó el tema de la Revolución Mexicana desde la perspectiva del dibujo y otras técnicas. Un agregado que además le dio un tono colorido fue el de los alebrijes que entreverados en la exposición, el altar y algunas calaveras, conformaron una mezcla heterogénea que se hizo unidad expresiva en el patio del Archivo.

  

Destaca la representación de Miguel Armienta López, alumno del Colegio Rosales, que se pronunció desde 1911, adhiriéndose a los conjuntos guerrilleros de la sierra por el rumbo de Cosalá junto con Claro Molina, que lo incitaba a levantarse cada vez que venía a Culiacán a realizar sus compras de utensilios para sus actividades mercantiles y productivas de Guadalupe de los Reyes.

–Cuando nos vamos a la Revolución Miguelito?

–Cuando Ud. diga don Claro.

Le respondía el jovencito dependiente de una de las tiendas del centro de la ciudad, donde se surtía Claro Molina.

Clarita de la Rocha, hija del viejón Herculano de la Rocha, cacique de Copalquin acompañó a su padre en la primera toma de Culiacán en 1911, y ante la dificultad de tomar la ciudad en una emboscada nocturna, la jovencita fue comisionada por su progenitor para que atravesara el río Tamazula y bajar la palanca del switch, que conectaba la energía eléctrica de Culiacán.

Concertada la acción, la blancura de Clarita y su graciosas formas surcaron el río y ante la lluvia de balas logró llegar hasta el objetivo y dejar la ciudad a obscuras. Una de las balas la rozó, sin embargo la valiente Clarita cumplió su misión ante la gritería de sus compañeros.

         

Un magnifico cuento de esta hazaña es relatado por Juan B. Ruiz, en una antología de sus escritos publicada por DIFOCUR en el año de 1990.

Otras imágenes enmarcan esta original ofrenda como la “Catrina Monrroe”, que llama la atención de los visitantes.

”Catrina Monrroe”, oleo de  Juvencio Leyva 2012

De los cerca de 20 altares programados, el del Archivo Histórico es el más extenso y variado; alebrijes, calaveras, oleos, dibujos y otras representaciones gráficas lo hacen sumamente atractivo.

Una felicitación a Carlos Bastidas, Miriam Scarlett Flores, Rosario Heras Torres, el taller de Arte Gioconda, Ignacio “Teto” Granados, y el personal de intendencia que lograron esta expresión cultural.

Anuncios